logo
(+57) 3234653188
info@tuuls.com.co
Síguenos

¿Podemos tomar modelos de la naturaleza para ideas, organizaciones y proyectos?

¿Podemos tomar modelos de la naturaleza para ideas, organizaciones y proyectos?

El mundo de los consultores es amplio, enorme, a veces infinito como las ideas de lo que es el mundo y lo que es mejor, y esto hace que me ocasione cierta  inseguridad. Veo propuestas, fórmulas increíbles y desarrollos técnicos en comunicación, mercadeo, neurobranding, imagen, análisis de riesgos, solución de problemas y otras tantas, y encuentro que para cada consultor y para cada problema hay igual cantidad de maneras de solucionar el asunto de interés. Es como si el mundo fuera tremendamente  diferente para cada organización que plantea estrategias de consultoría o desarrollo humano y para cada empresa que las precisa. ¿Cómo saber entonces a ciencia cierta, cuál es la estrategia de consultoría que más me conviene?

Usualmente esto se soluciona indagando según haya sido el resultado en el caso de los consultores y,  por la referenciación, en el caso de los clientes que solicitan el servicio. La persona pregunta por experiencias exitosas y se dirige hacia el lugar indicado.

Sencillamente, esto no es suficiente para mi. Creo que una buena marca consultora no solo me debe ayudar a solucionar mi problema sino que me debe ayudar a entender y comprender la naturaleza de mi idea, proyecto, propósito y cómo, esta forma parte de un todo que llamamos sociedad.

En este orden de ideas, una buena marca consultora, también debería decirme, cómo mejorando mi producto, idea  o negocio, puedo mejorar mi participación en la sociedad. Para los retos del mundo actual, no solo basta crecer, sino que debemos prosperar con sentido y propósito.

Una buena consultora me debe dejar con herramientas de desarrollo y crecimiento que no solo sean comerciales, sino también de carácter  humano. Para mí una consultora de excelencia es aquella que me enseña, me acompaña a que yo me desarrolle, pero también me hace mejor y más competente para enfrentarme  en el mundo actual, a todos los tremendo restos que vivimos como sociedad y no solo eso, sino también como especie.

Me explico.  No es que las soluciones tradicionalmente planteadas no sean buenas, es más, seguramente son magníficas. Pero la pregunta que me hago, es si estas soluciones así de buenas y efectivas como son, son buenas para todas las personas y para todos los casos. O sea, si tocan cosas fundamentales y verdaderamente importantes para los seres humanos.

Hace unos 5000 años hubo alguien que fue efectivísimo en su comunicación, creativo e increíblemente social y buen vendedor, y que construyó con éxito algo que le sirvió a sí  mismo y a su comunidad y,  a través de lo cual,  se desarrolló y ayudo a desarrollar a otros seres humanos, a pesar de que este ser humano no conocía casi nada de lo que sabemos hoy en día en términos de comunicación y desarrollo comercial. Esto es un ejemplo hipotético, pero tengo certeza de que existió. Esto lo digo para introducir el concepto de que las ideas increíbles, las habilidades asombrosas y los desarrollos que cambian la humanidad no son necesariamente las últimas tendencias ni las propuestas más extravagantes con diseños y modelos complicadísimos de entender.

Estas ideas complejas representan muchas de las las soluciones de las consultoras a los problemas humanos, sobre todo cuando hablamos de neuromarketing. Sirven, claro que si, pero lo que la humanidad precisa según lo veo yo,  son otro tipo de modelos con mayor impacto para las comunidades, mas compactos y fáciles de digerir para el menudo de la sociedad.

Hipotéticamente, no todas las empresas deben ser megagigantes como Cocacola con laboratorios de última generación, para analizar a través de sistemas especializados  cosas como la respuesta electro galvánica de la piel, para entender cuando  un comercial va a ser efectivo y cuando no antes de sacarlo al mercado.

A veces, yo diría que la mayoría de las veces, y con apoyo  en argumentos que nacen desde la neurociencia,  trabajar con la propia naturaleza humana y las características particulares de la biología de la vida en el planeta, podría ayudarnos a entender mejor, qué somos y cómo funcionamos. Ayudarnos a transformarnos  y desarrollarnos mejor y no como  estamos ahora, tal vez sometidos al tremendo proceso de extinción.

Ejemplos de esto son los estudios en biomimesis que buscan entender los procesos en los que la naturaleza ha invertido millones de años como modelos para desarrollar estrategias en el ámbito humano en temas como la ingeniería, construcción y  las matemáticas entre otros. La ópera de Sidney en Australia está hecha siguiendo el modelo de la flor del loto y muchos de las armaduras militares del ejército norteamericano se inspiran en los armadillos, por poner dos ejemplos.

¿Podemos tomar modelos de la naturaleza y aplicarlos como consultores para ideas, organizaciones y proyectos?  ¿Podemos generar unas herramientas de consultoría que sean humanas, fáciles de socializar, que sean asimilables por las personas que las practican, que permitan más allá de la ciencia y la tecnología desarrollar empresas, ideas y proyectos al tiempo que se desarrollan  los seres humanos que las implementan?

Creo que si, y es lo que me entusiasma de Tuuls. Ayudamos a que las personas encuentren dentro de su propio sistema las respuestas mejores para sus problemas.

Ayudamos a que las personas exploren las motivaciones profundas acerca de sus negocios  y que generen con el acompañamiento de las herramientas de Tuuls una verdadera  intervención a medida.

Cuando comprendemos las situaciones humanas de una manera fundamental,   nuestro sistema emocional e intuitivo hace que surjan soluciones increíbles.

Pasamos de vender productos a vender ideas, poder personal, conexión y propósito.

Pasamos de tener un problema en comunicación a tener una estrategia efectiva para conectarnos con el otro porque sabemos de qué manera  es que nos entendemos mejor. Aprendemos del otro al tiempo que aprendemos de nosotros mismos.

La verdad es que este proyecto me inspira, porque me dice que es posible un mundo donde desarrollamos una economía desde un propósito más grande, que solamente generar recursos,  y que tiene que ver con nuestras propias vidas y felicidad.

También me motiva, porque me enseña  que  encontraré las soluciones a mi medida en mí,  y que generaré experiencia invaluable en mi área porque y sencillamente, además de la formación o conocimientos muy especializados que pueda adquirir, tengo mi pasión y mi corazón puesto en ello.

Esta es la experiencia de desarrollo humano y desarrollo comercial increíble que deseamos compartir en Tuuls con todos ustedes.

No Comments

Post a Comment